Pedagogía Waldorf: Lo bueno, lo bello y lo verdadero

Rudolf Steiner (Croacia 1861-Suiza 1925), pensador, artista, filósofo y educador, visitó en 1919 la fábrica  de cigarrillos Molt, en Sttutgart (Alemania) y allí les habló a los trabajadores de la necesidad de una renovación social, de instaurar una nueva organización de la sociedad, desde lo político a lo cultural, y siempre desde la educación. Steiner aseguraba que existía otra manera de educar, una manera cooperativa y libre, en  la que no debía interferir de ninguna forma lo político y lo económico. Ante la fuerza de sus palabras, el director de la fábrica, le propuso entonces a Steiner la creación de una escuela, que se apoyase en esos valores, y a la que acudirían los hijos de sus empleados. Nació así la Escuela Waldorf.

Han pasado más de 90 años, y las escuelas Waldorf se han multiplicado, hasta estar presentes en más de 80 países, entre ellos España. El objetivo del método Waldorf es hacer de los niños adultos competentes, con pensamiento crítico y autonomía; y para ello, es fundamental la relación de confianza y acompañamiento con los profesores, la continua formación de estos, así como la implicación de los padres en el día a día del colegio.

La pedagogía Waldorf, parte del pensamiento de Steiner, que distinguía 3 etapas educativas: de 0 a 7 años, de 7 a 14 y de 14 a 21. En las escuelas sujetas a esta corriente los niños mantienen un solo tutor en cada una de las etapas, un tutor que los conoce en profundidad y que adapta sus tareas y su aprendizaje a su desarrollo madurativo.

“El niño ha de ser recibido con respeto, educado con amor, puesto en la vida finalmente en libertad” Rudolf Steiner

Los centros que siguen el método Waldorf siguen también los currículums académicos establecidos, pero sin descuidar las habilidades personales y sociales. Se apoyan en el concepto de lo bueno, lo bello y lo verdadero, por lo que las artes tienen una  importancia fundamental, con asignaturas como música, danza, teatro y pintura, complementadas con trabajos artesanales. Son disciplinas que pretenden promover el desarrollo de capacidades en su pensar, en su sentimiento del mundo y en su voluntad e iniciativa vital cuando sea adulto.

La pedagogía Waldorf aboga por una educación que deje en un segundo plano los exámenes, la competitividad entre alumnos y las calificaciones, dando importancia al desarrollo autónomo de los niños, a su capacidad de aprendizaje individual y  de interacción, integración y cooperación con sus semejantes. Un engranaje que hace que el niño experimente y aprenda, pues dice Steiner en su libro Pedagogía para Jóvenes que “cuando un niño puede relacionar lo que aprende con sus propias experiencias, su interés vital se despierta, su memoria se activa y lo aprendido se vuelve suyo”.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s